Crónica sobre la evolución de las Redes Sociales

Estamos en la era digital, la era de internet. Y la internet provocó un cambio radical en las comunicaciones de las personas, especialmente con la llegada de las redes sociales.

Las redes sociales son un “conjunto de aplicaciones disponibles en internet construídas y basadas tecnológicemente en la red 2.0  que permiten crear e intercambiar contenido generado por el usuario” (SIC, A. Kaplan y M. Haenlein).

Hacia 1997 nació SixDegrees.com, la primera red social que permitió hacer perfiles y listas de amigos.

2003 fue el año dorado de las redes sociales, cuando comenzaron a existir MySpace, Xing y LinkedIn. Al año siguiente aparecieron Orkut y Facebook. Luego llegaría Twitter y Facebook pasaría a ser “pública”.

Hacia 2007 y 2008 Facebook experimentó un crecimiento enorme y con la evolución de los teléfonos móviles esto se sigue incrementando, llegando a tener en 2012 más de mil millones de usuarios activos. Era la era de la “fiebre de Facebook”.

Naturalmente, la misma cantidad de usuarios hizo crecer de forma exponencial el contenido disponible en esa red social y por lo tanto en internet. Con el tiempo fueron apareciendo en escena nuevas redes, como Instagram, Snapchat y otras. La propia plataforma de YouTube se reinventaría (y por supuesto sigue haciéndolo) periódicamente para estar al día con el mundo.

Vistas las ventajas que presentaba cada una de las redes por separado comenzaron a incorporar las ventajas de la competencia. Así pudo comenzar a escribirse más en Twitter y publicar fotos, y en Facebook apareció el chat instantáneo, tomando para sí ventajas prácticas de WhatsApp, a la cual terminó adquiriendo en 2014.

En general es aceptado que las plataformas de mensajería son redes sociales por las prestaciones que ofrecen, como poder compartir imágenes, audio, documentos, por ejemplo, aunque tengan formatos distintos de los de las redes sociales “tradicionales”.

En lo que va de la historia de las redes sociales, cada una de las plataformas que ha logrado sobrevivir está en una batalla continua por poder continuar. El mercado de consumo de la cada una de ellas ha tenido y tiene altibajos, porque aparecen plataformas nuevas que tendrán innovaciones que gusten a la gente  y que terminarán siendo un elemento decisivo a la hora de elegir a qué plataforma volcarse. Pero justamente no hay nada seguro en ese aspecto, porque quien hoy inventa y es rey, mañana puede estar último en la fila si otro u otros lo superan. Por lo tanto, mantener una red social en la cresta de la ola o por lo menos funcionando con gran aceptación supone un desafío enorme porque en el mundo digital todo es dinámico y lo que ayer fue nuevo, hoy puede ser viejo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

53 + = 54